Skip to main content

Miembros combatiendo el coronavirus comparten sus experiencias, instan al gobierno federal a hacer más

Miembros de AFSCME que están al frente de la batalla contra COVID-19 acompañaron al Presidente de AFSCME Lee Saunders en una llamada de prensa para compartir sus experiencias de cómo están protegiendo a sus comunidades a pesar de los riesgos a sus personas.
De izq. a der.: Derrick Fields, Blake Anderson, Pam Wells. Fotos proporcionadas por los miembros.
Previous El Senado debe aprobar la propuesta de ayuda para el coronavirus, pero se necesita aún más
Por Personal de AFSCME ·

Miembros de AFSCME que están al frente de la batalla contra COVID-19 acompañaron al Presidente de AFSCME Lee Saunders en una llamada de prensa para compartir sus experiencias de cómo están protegiendo a sus comunidades a pesar de los riesgos a sus personas. También hicieron un llamado al Senado a que apruebe la propuesta de ley conocida como Families First Coronavirus Response Act.

“Cada vez que hay una crisis o reto nacional, los servidores públicos se presentan y responden al llamado”, dijo Saunders. “Corren en dirección al fuego y no al revés. Fue verdad el 11 de septiembre de 2001. Fue así durante el huracán Katrina. Y es así hoy conforme nos esforzamos por contener la pandemia del coronavirus”.

Saunders agregó que los trabajos que desempeñan los miembros de AFSCME, quienes son, por ejemplo, trabajadores de la salud, proveedores de cuidados en casa, cuidadores de niños, trabajadores en servicios de emergencia, empleados de escuela y muchos más, están al frente de la pandemia y corren un mayor riesgo de contraer el virus.

Tres miembros de AFSCME de diferentes partes del país compartieron sus experiencias de heroísmo y sacrificio.

Derrick Fields, cuidador principal en una escuela secundaria de Columbus, Ohio, y presidente de la Local 580 de OAPSE, trabaja a diario para crear un ambiente seguro y saludable para los aproximadamente 400 estudiantes que asisten a clases ahí. 

“Si no hacemos nuestro trabajo de mantener limpios los salones de clase, el gimnasio y la cafetería, eso significa que tanto los estudiantes como el personal corren el riesgo de enfermarse o lastimarse”, dijo Fields. “Durante la propagación de un virus altamente contagioso y letal, este trabajo – aunque pasa casi siempre desapercibido – se vuelve incluso más importante para mantener seguras y sanas a nuestras comunidades”.

Para Blake Anderson, el llamado al servicio público que motiva su labor como trabajador de servicios médicos con American Emergency Medical (AMR) en California lo llevó a formar parte de un equipo especial de dichos trabajadores que fue desplegado a Oakland, en donde un barco crucero que llevaba a personas con el virus fue forzado a permanecer durante una semana.

Él y su equipo trabajaron sin descanso para tratar a los pacientes en el barco y transportar a los que tenían síntomas a las instalaciones médicas apropiadas.

“Estoy dispuesto a quedarme aquí y ayudar por el tiempo que sea necesario porque necesitamos que las personas den más de sí mismos en estos tiempos difíciles”, dijo Anderson, quien es miembro de la Local 4911 AFSCME United EMS. “Insto a nuestros líderes electos a que hagan la parte que les corresponde. Eso significa asegurar que tenemos las herramientas que necesitamos para continuar haciendo nuestros trabajos y proporcionar información oportuna y precisa al público sobre cómo evitar exponerse”.

Para Pam Wells, quien administra el jardín infantil Wells Wonder World en Argyle, Nueva York, y es presidenta de la Local 100 A CSEA/VOICE, una unión estatal para los proveedores de cuidados de niños, la pandemia sólo ha agrandado el rol que ella y otros proveedores realizan en sus comunidades: el de ancla irremplazable.

“Los padres que tienen que trabajar y poner comida en la mesa y pagar las cuentas nos necesitan ahora más que nunca”, dijo Wells. “Conforme cierran las escuelas, las enfermeras, oficiales de la policía y miles de otros servidores públicos que responden a esta crisis también necesitarán cuidado infantil para sus hijos”.

Dalia Thornton, directora del Departamento de Investigación y Negociación Colectiva de AFSCME, dijo en la llamada que los trabajadores al frente y la economía necesitan mucho más ayuda del gobierno federal.

La propuesta de ley Families First Coronavirus Response Act que la Cámara de Representantes aprobó el fin de semana pasado y ahora está en manos del Senado, “nos acerca a los esfuerzos que necesitamos realizar para responder a esta crisis, pero no es lo suficiente”, dijo Thornton. “Los empleadores privados con más de 500 empleados – incluyendo muchos hospitales – no tienen la obligación de obedecerla. Esto deja potencialmente a un enorme número de trabajadores exactamente donde están ahora”.