Skip to main content

Miembros de HOPE evitan despidos, buscan ayuda de líderes de Houston

Roy Sanchez y Sandra Otoya, miembros de HOPE, presionaron a los líderes locales a que se unan a la lucha por conseguir ayuda federal para estados, ciudades y localidades en Texas y otras partes del país.
Previous Senadoras de Nevada y trabajadores en el frente hacen llamado por más ayuda del gobierno federal
Por Personal de AFSCME ·
Miembros de HOPE evitan despidos, buscan ayuda de líderes de Houston
Sandra Otoya, supervisora administrativa para el Departamento de Bomberos de Houston, y Roy Sanchez, inspector eléctrico en el Departamento de Obras Públicas de la ciudad.

Miembros de HOPE Local 123 han convencido a los oficiales de la ciudad de Houston que hagan dos cosas: apoyar su pedido al Congreso que proporcione ayuda financiera al estado y localidades y cancelar los despidos programados de hasta 3 mil trabajadores municipales.

Durante una reciente reunión del concejo municipal, miembros de HOPE instaron a los miembros del concejo y al alcalde Sylvester Turner a que presionen a los senadores estadounidenses Ted Cruz y John Cornyn para que éstos apoyen un paquete de ayuda federal que financie a los trabajadores en el frente.

Roy Sanchez y Sandra Otoya, miembros de HOPE, presionaron a los líderes locales a que se unan a la lucha por conseguir ayuda federal para estados, ciudades y localidades en Texas y otras partes del país.

La pandemia de COVID-19 ha puesto a prueba servicios públicos que ya estaban al límite. La ciudad de Houston enfrenta una brecha presupuestaria de $170 millones para el año fiscal entrante, que empieza el 1 de julio.

Sin embargo, la semana pasada, respondiendo a los llamados de los miembros de HOPE de evitar despidos, el concejo municipal y el alcalde acordaron usar fondos federales que recibieron a través de paquetes de ayuda de COVID-19 para reintegrar a los empleados que habían sido despedidos y acabar con los planes de despedir a miles más.

Sanchez y Otoya también le pidieron al alcalde y al concejo que expliquen a los senadores que Houston necesita los fondos para mantener funcionando a la ciudad y seguir proveyendo servicios que los residentes necesitan y se merecen durante estos tiempos de necesidad extraordinaria.

Houston, al igual que el resto del estado de Texas, se enfrenta a un “doble puñetazo”, es decir, al impacto de COVID-19 junto con el de la caída de los precios del petróleo.

AFSCME ha liderado los esfuerzos para lograr un paquete adicional de ayuda federal a estados, ciudades y localidades para evitar que la economía siga deteriorando. En el país se han perdido más de 1,5 millones de empleos en el sector público en un momento en que la demanda por los servicios públicos es incluso mayor debido a la pandemia.